El cielo en el bolsillo

noviembre 5, 2008

Una persona que remeda a otra persona que lo remeda a uno. No sirve aprender por otro.
O aprender de cómo los demás aprenden de uno.
Se lleva en el cuero. En la sangre.

Luces bien.
Las luces, digo.
Estás adentro?

Sales y quieres exprimirlo, no?.
Las luz y el sonido te la explotaron como era.
Ése es el problema.

Y ahora?
Llama el bróder. Rumba en suka.
Y que el tipo se iba pa llá.
Já.

Lo más decente que uno puede hacer
no sé si es irse para la casa.
Iba a decirlo.
Pero a la puta
mentiroso no soy.


Los hechos.
12:24. Entregas mañana. Y el bróder. Y el resto del mundo.
Casa. Medio nada despreciable. Acá. Boca seca. Luces en el cielo.
Adentro.
Muchas cosas juntas. Un breve resumen, por así decirlo. De Charles, Sebas y Marc.
Cuando dices: Así es que es la vaina.
De ésto se trataba.
Siempre que puedas hacer que se repita.
No necesitarás nada más.
Érika alguna vez me lo dijo.

Estás.
Con el timing perfecto.

Con los momentos adecuados en el
tiempo justo.
Esto vá acá.
Esto viene así.
Fino.

Pero te das cuenta.
Es un solo frame. Un segundo.
Un milímetro hacia adelante o hacia atrás.
Y la cosa
es que
realmente te das cuenta que saliste.
Vuelves a entrar.
Y se te olvida.


Repelente

noviembre 4, 2008

botella

Roncando

Escupiendo irritado,

pecho cerrado, polvo mojado

clavado.

Acostado.

Mosquito, otro mosquito

(mato uno, queda pegado

en la pared)

Pelusa. Pegoste.

Aire viscoso, calor.

Botella ociosa.

Salud.

(A los mosquitos no les gusta el anís).


Desenfoque gaussiano

octubre 27, 2008

No extraño el silencio

ni la conversa ajustada

a los acontecimientos.

No me falta la ignorancia.

Hace falta saber

que el verdadero lugar de nacimiento

es donde por primera vez

tenemos una visión clara

de quiénes somos.

Punto de partida

de incontables llegadas.

No me extraña no haberlo visto

estaba muy ocupado, te diré,

atendiendo otros partos.

Pero tranquila.

No he perdido

mi sombra bajo la niebla.

Y no me divierte buscarte en ella.

Todos nos hemos sentido

un poco hijos de puta.

Mi número ya pasó.

El blanco del cuarto

esparce quietud

en contra de tus zapatos.

Y allí

te encuentro.


Contrato

octubre 23, 2008

Dos cuerpos

pueden no pertenecerle a sus dueños,

si sus dueños son

otras personas.

Eso lo sabíamos

desde que poco a poco

fuimos hipotecando

nuestras condiciones,

apartando la letra pequeña

y viviendo de los tres meses muertos.

.

Ya te dije ya.

Cada vez que me des mi cuerpo

yo te devuelvo el tuyo.


Sexta.

octubre 21, 2008

La demencia era un sofá cómodo

para estar.

No te importaban mis platos sucios

ni la capa de tiempo acumulado

sobre nosotros.

Tampoco me importaba tu cinismo

vestido de alguien que te esperaba

más tarde.

Transaríamos con la bajeza

y lo haríamos con altura.

.

Mi deseos seminales

presentían un temblor lento.

Y.

Una represa tibia cedió bajo tu falda

cuando al fin pude

descubrir esas nalgas honestas.

.

Y entonces tiramos.

Tiramos con hambre y sin asco.

Trancao.

Desenfreno.

Uñas.

Pelo.

Pies.

Piernas.

Espalda.

Saliva.

Era todo lo que necesitábamos.

.

Así fue ese viernes.

Porque así fueron muchos viernes

y lunes

y sábados.

Cuando nos cogíamos como nunca

que es lo mismo

que decir

como siempre.

.

Éramos sudor.

Lubricabas litros de placer

y disolvíamos el miedo

de todas las maneras posibles.

.

En algún momento pensé,

ésta,

puede ser la última vez.

Y me consumí entero

en tu sexo.

Sin guardar nada para después.

.

Y entonces, malparida,

me dijiste,

.

¿Vas pendiente de la séptima?


Frontera (tobibani ya neranu)

octubre 20, 2008

Octubre está cerca,

y no tengo nada que ponerme.

Cuando vengas,

que la lluvia de invierno te oculte un poco.


Wishlist

octubre 17, 2008

Me gusta usar medias nuevas

en zapatos viejos.

Me gustan las cosas sencillas.

Un alambrito de una botella de champán.

Un cartoncito doblado.

.

Me gusta y no me gusta

pararme temprano

cuando no es necesasrio.

Me gusta la calle

un lunes en la mañana.

Un tufillo a responsabilidad

y caminar rápido.

Pero me gusta caminar lento

por la avenida las américas

o subir para los chorros

masticando la acera,

limpiar los pulmones

y aspirar la risa del viento.

Me gusta, como ves,

de vez en cuando

coleccionar frases de libros

y usarlas como si fueran mías.

Mis cojones.

.

Me gusta tomar

sin sueño ni borrachera

ni tener que pararla

para no hablar estupideces.

Pero tambien me gusta

decir estupideces

cuando no estoy borracho.

Me gusta, creo,

no cambiar el discurso

a la medida del momento.

Pero me gustaría saber

la puta medida.

Me gustaría escribir sin borrar

a eso me refiero.

Me gustan las mujeres que aprietan fuerte,

un saludo decidido

y no ese chorrito de pus

que es menos saludo que compromiso.

.

Me gusta el frío

blindado por la justa ración de calor.

Y me gusta el primer día

de una sábana recién lavada.

.

Me gusta no tener que fingir

que algo no me gusta

porque no lo puedo tener.

Me gusta conseguirme en la calle

cosas viejas para la casa.

Y hablar con los locos

mientras negociamos un libro mohoso

o un cuadro horrible.

Y me gusta echar el cuento después.

.

Me gusta que se pasen rápido

las ocho de la noche.

Al final del día.

Y me gusta comer con hambre.

Dormir con sueño.

Y cagar con ganas.

.

Me gusta muchísimo

llegar a mi casa

cuando no tengo nada que temer.

Y me gusta dormir contra un cuerpo

que conozco bien.

Y el mal aliento de un buenos días,

sólo después de un buen sexo.

O antes.