Destiempo

Lo ví

entrecortado.

Le faltaban segundos.

Descentrado.

Siempre habrá quien

se salte un segundo.

El reloj no tiene quien le dé cuerda.

una vueltica.

Movimiento uniformemente

acelerado.

Dáme tiempo.

Y llévame en tus alas

a ver a Jesús.

Un buen tipo.

Se toma las cosas

con calma.

La corona de espinas es hoy arbusto

mientras tanto.

Hazte el loco.

Que nadie te vea

juntando pelusas para hacer una cobijita.

Llegarás tarde, no corras.

No sudes,

no te apures.

Se te pasará el tiempo, y lo sabes.

La experiencia,

dijo alguien ocioso.

Es algo que consigues cuando ya no lo necesitas.

La cobija estará lista en el postámbulo del cuento.

Créeme.

Y gozarás

del desacato de un tiempo desterrado.

Hoy presiento el pasado.

Presentir es en presente.

Pero el reloj y la vaina.

Te regalo mi destiempo.

Préndete otro cigarro

y vuelve a empezar.

La cobija está

lista.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: