Entre 6 y 8

Caminaba hace días solo. Como con la sensación de estar siempre al borde de algo. En todos lados veía una parejita caminando por donde solíamos caminar nosotros. Sentados en un café gay con la misma sonrisa de idiota que nunca me daba cuenta que portábamos, y que un carajo como yo que caminaba ahora por ahí veía con sorna. Lo único que quería era un porro para, como dicen los que no fuman, evadir mi realidad, no saben que quizás realmente lo que necesitas es verla desde adentro.

El porro no lo conseguí, ni siquiera tenía ánimos de buscarlo. Uno tiene derecho a querer algo pero como sin quererlo tener. Igual que uno tiene derecho a odiar las cosas de las que no puede desahacerse. Uno por ejemplo se da cuenta que odia al tipo que tiene a la mujer que a uno le gustaría tener, sin querer ser como él jamás en la vida. Uno odia el sushi, las cucarachas, lavar ropa, tirar con condón, las monedas, la musiquita que oyen los chamitos en el metro a todo volumen, pero tiene que vivir rodeado de ellas. Es mentira que pensaba en eso mientras caminaba, lo pensaba antes o despues, había leído Cortázar y había visto a Hanuka, y había sentido el terror de no poder ser como ellos. Tengo 25 años y no he cosechado más que unas cuantas deudas y unos proyectos de dudosa importancia. No tengo ni para un taxi si lo necesitara, y en medio de eso, ella me hizo creer que esas cosas no importaban. Normalmente intento distraerme lo más que puedo cuando algo es importante para mí. Mi familia, mi trabajo, la mujer de turno, en otras cosas más pequeñas ocurre lo mismo, una muela que falta, un vidrio que comprar, una factura de luz vieja y los platos podridos en el fregadero son detonadores de querer dibujar, escribir, masturbarme, salir a beber, buscar algo de cocaína o leer cómics que ya he leído.

Ella nunca supo en realidad quién era yo, yo sólo me limité a hacer lo que hacemos todos los seres humanos, vender una imagen pulida y planchada de nuestros defectos, mostrarle las fotos donde salgo bien, presentarle los amigos que pueden hablar bien de mí, no sonreír del lado de la jeta donde tengo el hueco. Al final se te ven las costuras, llega un punto donde ya no te crees a tí mismo y sabes que algo anda mal. Por lo general es entre las seis de la tarde y las ocho de la noche, mientras caminas por el sitio donde antes hablaban, y tratas de reconstruir otras versiones de tí mismo. Otras veces sientes que alcanzas y traspasas otro borde, llegando a reconocerte en el loco que no le importa caminar por la libertador a la una de la madrugada entre putas y transformistas, con el mismo terror inexistente ante los policías que no te pueden joder mas de lo que ya estás, y antes de cruzar ese borde que te lleva a tu casa, entre platos sucios de hace una semana, una botella de ron casi vacía y los mosquitos, te sientas, le das la espalda al mundo y te ves a tí mismo en un dibujo inevitable o en un poema de mierda y pelos.

Anuncios

4 Responses to Entre 6 y 8

  1. rodrigo. dice:

    el problema es que queremos vivir como los personajes que escribimos… Flaubert decía que habría que vivir como un burgués y escribir como un loco. “Si te creés el mito romántico del poeta que se acuesta a las cinco de la madrugada, borracho y con cinco o seis mujeres a la vez, puedes hacer lo que sea menos escribir”

    un saludo!

  2. Leoncio Martínez dice:

    eso es cierto. pero a veces tambien son las cosas más jugosas, dependiendo de la época del ánimo, otros días me sirven unos ojos sonrientes en el metro o unas uñas amarillentas, largas y rayadas. gracias por la visita

  3. Maria eugenia dice:

    Me hubiese gustado antes si lo hubiese leido antes, hace 5 minutos de esa ultima sensacion de poema de Mierda Y Pelos

  4. Maria eugenia dice:

    me gustó casi todo quice decir

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: